El mundo está en una evolución continua en todos los aspectos, desde la forma de vida, a como nos relacionamos y fabricamos cosas. Los avances tecnológicos han sido clave para la mejora de la calidad y esperanza de vida.

Los métodos de pago también han ido evolucionando desde el primitivo trueque, pasando por minerales preciosos, la sal, y por las monedas acuñadas, llegamos a los métodos de pago utilizados hoy en día, los billetes o papel moneda y finalizamos con el método de pago más novedoso, las criptomonedas.

El mercado de las criptomonedas ha sido conocido, en general, por el hecho de que hay una falta de regulación por culpa de la descentralización lo que significa que la emisión y circulación no se encuentra controlada por ningún banco, sino que dependen de diversos ordenadores conectados a internet (nodos) repartidos por todo el mundo.

Criptoro quiere ser diferente y con la ayuda del departamento de KYC y AML queremos prevenir que se use nuestra plataforma para el blanqueo de capitales y el fomento del terrorismo.

Hemos escuchado muchas veces hablar de los acrónimos KYC y AML siglas de Know Your Customer (conoce a tus clientes) y Anti-money Laundering (prevención de blanqueo de capitales), pero ¿qué significan realmente?

Vamos a intentar aclarar las nociones básicas ya que Criptoro se distingue por la transparencia con la que trata a sus clientes y quiere ofrecerles un mercado más limpio y seguro.

KYC se refiere a un conjunto de procedimientos y procesos que una empresa emplea para confirmar la identidad de su cliente a través de la recolección y verificación de la tarjeta de identidad emitida por el Gobierno, una dirección física, una factura de servicios públicos, una nómina, una dirección de correo electrónico… por nombrar algunos, en cumplimiento de exigencias legales como la quinta Directiva europea contra el blanqueo de capitales.

Las regulaciones KYC son locales y difieren de unos países a otros, ocurriendo lo mismo para su jurisdicción.

AML es un conjunto de procedimientos, leyes y reglamentos que se ha creado para evitar que se utilicen los mecanismos financieros para legitimar capitales. Es decir, son medidas para impedir que el dinero que proviene de actividades ilícitas (algunas de ellas incluyen la evasión fiscal, la manipulación del mercado, la apropiación indebida de fondos públicos, el comercio de bienes ilícitos, narcotráfico, extorsión, robo y otras actividades de este tipo) se convierta en dinero lícito a través de mecanismos financieros. Por todo ello debemos realizar continuamente procedimientos de diligencia.

Algunos de los requisitos, como por ejemplo el modelo 100 o el modelo 200 y 390, en el caso de las empresas, pueden parecer exagerados, pero son más comunes de lo que puedan pensar. Son requisitos que cualquier banco les podría solicitar dependiendo del dinero que tengan depositado en la cuenta.

En el futuro, el mundo de las criptomonedas será como el de los bancos que conocemos hoy en día. Al ser una empresa del futuro, Criptoro ya se rige por esas normas dándoles así una mayor seguridad a sus fondos.

En España, dentro del entorno financiero hay tres organismos regulatorios que velan por la seguridad del usuario.

  • La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) es el organismo encargado de la supervisión e inspección de los mercados de valores españoles y de la actividad de cuantos intervienen en los mismos.

El objetivo de la CNMV es velar por la transparencia de los mercados de valores españoles y la correcta formación de precios, así como la protección de los inversores

  • El Servicio Ejecutivo de la Comisión de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (SEPBLAC)es la autoridad supervisora en materia de prevención de blanqueo de capitales y prevención del terrorismo.

El SEPBLAC depende de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (CPBCIM), que debe realizar una previa consulta al Banco de España.

  • MIFID II (Markets in Financial Instruments Directive II) es la Directiva de la Unión Europea que actualiza el marco de transparencia y protección del inversor en los mercados de instrumentos financieros ya establecidos con MIFID.

Los principales objetivos de MIFID II son:

  • Estandarización de la normativa para todos los usuarios que intervienen en los mercados financieros.
  • Incremento de la transparencia para las entidades prestadoras de servicios de inversión.
  • Coordinación de los organismos supervisores competentes, incrementando sus funciones de control y delimitar sus responsabilidades y competencias.

En definitiva, MIFID II trata de fortalecer el marco regulatorio y supervisor de los mercados financieros.

Según las últimas noticias, el Gobierno tiene previsto en breve tiempo, dar el visto bueno al anteproyecto Sandbox (espacio controlado de pruebas para empresas Fintech, entre las que se incluyen a las que trabajan con blockchains o criptomonedas). Criptoro, como empresa Fintech, cumplirá con la legislación.

Ally Banner

KYC & AML Compliance Manager / Executive Secretary / Head of Backoffice and Customer Office

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here