¿Alguna vez te has imaginado la atención cómo un recurso valioso?

Los seres humanos tenemos una limitada concentración que debemos administrar durante nuestras horas de vigilia en nuestras tareas cotidianas.

Por ejemplo, cuando leemos este artículo, podemos estar escuchando música o a alguien hablar en segundo plano. En cualquier instante, usted decide cómo dividir su atención entre las fuentes de información a su alrededor.

Partiendo de esta premisa, la economía de la atención aborda la administración de información tratando la atención humana como un bien escaso. Aplicando la teoría económica para resolver los problemas de la administración de información es posible abordar cuestiones que conectan con los patrones del comportamiento humano.

¿Qué es la Atención?

Todos tenemos una idea básica de lo que es la atención, veamos lo que los expertos añaden a esta noción.

Matthew Crawford resume el concepto como: “La atención es un recurso ya que cada persona tiene una cantidad limitada.”

Siguiendo esta aproximación a la atención, Thomas H. Davenport y J. C. Beck definen más ampliamente el concepto de la atención de la siguiente forma:

La atención es una interacción mental concentrada en un objeto o una información particular. Los objetos entran en nuestra conciencia, nos fijamos en uno en particular y, a continuación, decidimos si actuar o no.

En otras palabras, hay un límite de atención para todos y la disponibilidad de este recurso puede variar en base a diversos parámetros, como la hora, la edad, el interés, etc. En internet, a medida que el contenido aumenta de forma exponencial y está disponible de inmediato, es nuestra atención lo que se convierte en el factor limitante para consumir información.

Por ejemplo, nadie puede ver toda la cartelera de Netflix en un día, una semana o incluso un año. Según estimaciones, una persona necesitaría 4 años de su vida para tal hazaña y teniendo en cuenta que se agrega contenido cada día se convertiría en una tarea interminable. Y esto es solo un proveedor de servicios, hay un inmenso número de objetos que pueden captar nuestra atención online.

¿Cómo se Mide la Atención?

Es curioso pero incluso en la actualidad las empresas que basan su beneficio en la atención de sus usuarios tienen limitados recursos para cuantificar este recurso. Hasta ahora, los anuncios han aparecido de forma automática sin ningún método fiable de verificar si el usuario está prestando atención. Pocos son los sistemas que puedan verificar la recepción del contenido mientras se está transmitiendo.

Por ejemplo, piense en YouTube y su interminable sucesión de anunciós que se autorreproducen antes de los vídeos que quiere ver. Algunos de ellos se pueden pausar o saltar, pero otros no. ¿A cuántos de estos anuncios «impuestos» por la plataforma le ha prestado atención últimamente? En mi caso, recuerdo un breve monólogo de Alec Baldwin presentando una famosa plataforma de trading online. Ese anuncio capturó mi atención por ser divertido, auténtico y fuera de serie.

Además, volví a ver el clip en algunas ocasiones. El sistema detrás de la campaña de este anuncio, en ese caso, Google, «sabía» que había prestado atención por el nivel de reproducción y, por eso, volvía a colocarlo en mi feed. Pero este bombardeo repetitivo también sucede para anuncios que no me interesan y que salto sin pensármelo ni un segundo. ¿Es que no lo pueden hacer mejor?

Woonkly y la Economía de la Atención

Nuestro proyecto descentralizado ha llevado este paradigma a otro nivel. Hay un rol activo por parte del usuario mientras ven vídeos: la caza de los PoC. Recibe este nombre por su acrónimo en inglés, Proof of Click, es decir, prueba de clicks. La dinámica del PoC es simple y consiste en que un icono aparece en el vídeo durante su reproducción por un tiempo limitado o hasta que el usuario hace click en el mismo permitiendo, de esta forma, interactuar con el contenido de forma voluntaria.

Ver un vídeo en Woonkly funciona de esta manera:

  1. El usuario reproduce un vídeo,
  2. Los PoCs aparecen durante la reproducción,
  3. El usuario es libre de hacer click cuando quiera.

El paradigma del PoC no es tan disruptivo como el bombardeo sistemático de anuncios basado en el capitalismo y es más efectivo en la comprobación de la atención del usuario en directo. Además, hay un motivo de peso para que la audiencia quiera encontrar PoCs: consiguen Woonks (WOONK).

En Woonkly, la economía de la atención ha pasado a tratar la atención del usuario como una divisa. Los usuarios son libres de retirar sus ingresos por visionado o reinvertir sus tokens obtenidos por el tiempo que dedican a ver los vídeos que quieren. Otros proyectos descentralizados también se han dado cuenta del gran valor de la atención de sus usuarios pero nosotros ya tenemos una plataforma funcional.

En definitiva, a medida que más proyectos blockchain se dan cuenta del potencial de la economía de la atención es posible que veamos más este término en internet. Sumado a las ventajas del blockchain este paradigma beneficia a ambos partes, usuarios y empresas. Por un lado, los usuarios pueden obtener beneficios como hacen en Woonkly y por el otro las empresas pueden crear un ecosistema más justo. La economía de la atención puede mejorar las interacciones que realizamos con las plataformas que más nos gustan día a día.


Siga a Woonkly En

Síganos en redes sociales para estar al tanto de las novedades sobre Woonkly:

Website | Medium | Telegram | Twitter ES | Instagram | Facebook | LinkedIn 


Escrito por César Patiño, Director de RRPP en Woonkly.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here